No Habre De Gloriarme Jamas


No habre de gloriarme jamas, ioh Dios mio!,
De aquellos deberes que un dia cumpli;
Mi gloria era vana; tan solo confio
En Cristo y su sangre vertida por mi.

Por fe conociendo su amor que redime,
Hoy llamo tinieblas lo que antes mi luz;
Mi propia justicia se torna en oprobio,
Y pongo mis glorias al pie de la cruz.

Si, todo lo estimo cual perdida vana,
Y acepto las obras del buen Salvador;
iOh, pueda anidarse mi alma en su seno,
Vivir de su vida, gozar de su amor!

Por mas que a tus leyes viviera sumiso,
No pude, Dios mio, llegar hasta Ti;
Mas se que en tu gracia la fe me habilita,
Si alego las obras de tu Hijo por mi.