Ven O Dueno De Mi Vida


Ven, ioh Dueno de mi vida,
Generoso bienhechor!
Porque mi alma dolorida
Clama ya por su pastor;
No te tardes, te suplico,
No te tardes, ioh Senor!
Ven, ioh Dueno de mi vida,
Mi Jesus mi Salvador!

A mi corazon, ioh Dueno!,
Ven y llenalo de amor,
Dale todo tu consuelo,
No perezca de dolor.
Cantare yo cuando vuelvas
A buscarme, Redentor:
“Ven, ioh Dueno de mi vida,
Mi Jesus mi Salvador!’

Amen.